Salvado de avena, beneficios y propiedades

¿Querés conocer las razones por la que te recomiendo incluir salvado de avena en tu dieta? Acá te los voy a contar.

El salvado de avena es producto del proceso de refinamiento del cereal de avena y corresponde a la capa más externa de este cereal, según la clasificación de sus partes. Justamente el salvado es la parte con mayor beneficio para la salud, ahí encontramos la mayor cantidad de fibra y nutrientes, te voy a contar sus propiedades, beneficios y cómo incluirlo en tu dieta.

Dentro de sus PROPIEDADES están:

  • Aporta 65% de hidratos de carbono, por cada 100 grs de salvado, esto lo hace superior al salvado de trigo.
  • Contiene un 25% en fibras, una de sus características principales y lo que lo diferencia de otras formas del consumo de avena.
  • El 12% de sus nutrientes es proteínas, ideal para el desarrollo de los músculos.
  • Solo tiene un aporte del 8% en grasas
  • Con relación a las vitaminas destacan el complejo B, la vitamina A, C y E.
  • Los minerales que tiene presente son: potasio, fósforo, hierro, sodio, magnesio, calcio, zinc, entre otros.
  • Pueden contener trazos de gluten, ya que en las unidades de producción y en los silos de almacenamiento pueden existir trazas de otros alimentos que sí contienen gluten y en consecuencia estar contaminado.

    Como te contaba, el salvado de avena tiene numerosos BENEFICIOS entre los que podemos destacar:

  • Disminuye los niveles de colesterol por su cantidad de fibras solubles que se encargan de absorber la grasa que se encuentra en el intestino y expulsarlo a través de las heces fecales.
  • Es recomendado para los problemas digestivos, ya que controla el estreñimiento gracias a sus fibras.
  • Su consumo es importante para las personas que padecen diabetes, ya que controlan los niveles de azúcar en sangre.
  • Tiene efecto saciante en el estómago, lo que ayuda a controlar el hambre cuando se hace un régimen para bajar de peso.


¿Querés saber cómo incluyo el salvado de avena en mis comidas?

En primer lugar, se necesita de un proceso que permita acostumbrar al organismo de su presencia en la dieta, para esto se debe comenzar a ingerirlo en pequeñas cantidades. Si lo incluimos en abundancia, corremos el riesgo de que nuestro organismo dificulte el proceso de digestión asociándose con síntomas parecidos a la intolerancia del gluten. más de tres cucharadas diarias no son recomendables.

Las maneras más comunes de incluirlo en las comidas son en el desayuno o las meriendas, mezclando el salvado de avena directamente en la porción de yogur. Además, se pueden hacer galletas para acompañar con una infusión. Otra forma de consumo es agregando una cucharada de salvado de avena a la leche, no es necesario cocinarlo. También en licuados queda muy bien, solo lo agregas y revolves. También podes agregarlo a las ensaladas de fruta o verduras o incorporarlo a un muesli.

Como todo, debes incluirlo en tu dieta con prudencia; consumir moderadamente salvado de avena es saludable, excederse podría traer serias implicaciones en personas con diabetes o enfermedades intestinales.

Lo mejor de todo: ¡es muy rico! ¿De qué manera lo vas a preparar?

Chevron-up