Halitosis

Quizás no lo escuchaste nombrar así, pero seguro conoces a alguien que lo padece. La halitosis se define como el mal aliento y en general se cree que se debe exclusivamente a una mala higiene bucodental, lo cierto es que existen distintas causas que motivan ese mal aliento en la cavidad oral.

Este tema puede provocar vergüenza, en algunos casos incluso causar ansiedad. Hay muchas cosas que venden en el mercado para paliar esto, chiles, pastillas, enjuagues bucales y demás. Lo importante es que conociendo la causa podés atacarlo y conseguir buenos resultados.

La halitosis puede darse por distintos motivos:

  • Por el mal cepillado de los dientes: Cuando la comida queda atrapada entre los dientes y debajo de la encía, las bacterias se dedican a descomponerla, lo que genera gases putrefactos que huelen muy mal. Lo bueno es que esto tiene fácil solución, lava los dientes con pasta dental que contenga fluoruro dos veces al día y usa hilo dental, no olvides cepillar tu lengua y mejillas.

  • Si comiste o bebiste algo oloroso: Café, ajo, pescado, cebolla u otro alimento similar, debes considerar que muchos de los alimentos que provocan mal aliento lo hacen por la liberación de sulfuros. En estos casos lo que se recomienda hacer es contrarrestar con otros alimentos tales como limón, perejil, manzana o zanahoria. Tomar agua también ayuda.
  • Comer muchos dulces: Para las bacterias el azúcar es un superalimento y se descomponen mientras te dejan un mal aliento de recuerdo. Según odontólogos las gomitas y los caramelos adherentes son los peores, sugieren cambiarlos por una barra de chocolate puro a la hora de comer dulces ya que tiene menos azúcar y se disuelve más rápido en la boca.
  • Si estás haciendo una dieta baja en carbohidratos: Consumir mucha proteína y poco carbohidrato lleva a que el cuerpo entre en estado de cetosis, es decir tu sistema empieza a quemar las células de grasa para provocar energía, este proceso crea deshechos llamados cetonas. La recomendación en este caso es tomar agua extra para eliminar las cetonas de tu cuerpo.
  • Cuando respiras por la boca: Al respirar por la boca, esta se seca (xerostomía) y además de ser dañino provoca un olor desagradable. Intenta resolver tu problema de respiración, toma mucha agua y manten una buena higiene dental durante todo el día.
  • Algunas medicinas que podrías estar tomando: Ciertos medicamentos pueden resecar la boca contribuyendo a tener un mal aliento. Consulta la lista de efectos secundarios para ver si el medicamento que estás tomando puede estar resecando tu boca, si es así hablá con tu médico contándole lo que te pasa, quizás pueda cambiarte la medicación.
  • Si sufrís congestión nasal o alergias: El goteo nasal puede provocar mal olor al quedar atrapado en la parte posterior de la lengua. Los odontólogos recomiendan raspar la parte posterior de la legua con una herramienta especialmente diseñada y un enjuague bucal q tenga dióxido de cloro.
  • Si fumas o masticas tabaco: Si sos fumador probablemente no tengas idea como el olor a tabaco se adhiere a tu ropa y especialmente a tu aliento, el aire caliente va a resecar tu boca, la pérdida de saliva junto con el olor a tabaco crea el infame “aliento de fumador” ¡La solución ya la sabes!
  • Si consumís alcohol: Acá también hablamos sobre la resequedad de la boca que provoca el alcohol, por no mencionar que el vino tiene azúcar. ¿Escuchas los gritos de alegría de las bacterias en tu boca? Contraataca con chicles sin azúcar, ya que estimula la producción de saliva, toma mucha agua y usa enjuagues bucales sin alcohol.
  • Por alguna condición médica como acidez estomacal o reflujo ácido: vomitar un poco de ácido en la boca puede crear mal aliento.

No subestimes el mal aliento, también puede ser un signo temprano de una enfermedad subyacente que quizás no tiene síntomas externos. Por esto es que no está de más comentárselo a tu médico.

Chevron-up