Frutas para deportistas: Beneficios y propiedades 2da parte

Una gran aliada tropical para los deportistas es la PAPAYA: Decimos que es una gran aliada por muchas razones: es un excelente diurético, por su gran cantidad de vitamina A mejora la salud de nuestra piel, aumenta las defensas naturales por sus grandes dosis de vitamina C, y, por si fuera poco, por su alto contenido en fibra es una excelente aliada contra el estreñimiento. ¿Se puede pedir más? Pues sí, esta fruta para deportistas ofrece más beneficios… Contiene minerales esenciales como el sodio, potasio, calcio, magnesio, fósforo, hierro, yodo y zinc, entre otros.

Todas las frutas en general tienen propiedades beneficiosas a la hora de hacer deporte, ya que de por sí, suponen un gran aporte de agua, fibra, mejoran las defensas, tienen efectos antiinflamatorios, contienen muchas vitaminas y minerales y además aportan la energía necesaria, tanto para empezar a realizar tu entrenamiento como para recuperarte del mismo.

En concreto la papaya es importante para deportistas porque evita molestias digestivas que algunos corredores de largas distancia o ciclistas pueden sufrir. Ayuda al sistema digestivo e hidrata.

¿Cuándo es recomendable consumir papaya, antes o después del deporte? La papaya funciona como un gran soporte de enzimas en distintos órganos del aparato digestivo como los intestinos, estómago y páncreas. Es recomendable consumir esta fruta antes de realizar la sesión de entrenamiento, ya que ayuda a absorber las proteínas de un modo óptimo, incrementando las posibilidades de éxito en la construcción, mantenimiento y recuperación del tejido muscular.

Además de todos los beneficios que te aportará, su función antiinflamatoria y cicatrizante favorece la recuperación de lesiones provocadas por la práctica de deporte.

Sus propiedades antibacterianas, además, debilitan las enzimas excretadas por patógenos en las heridas y facilitan en gran medida su cicatrización.

FRUTOS DESHIDRATADOS (no los cofundas con frutos secos): Esta es una buena opción para deportistas. Las PASAS, los DÁTILES, los OREJONES y las CIRUELAS son excelentes alternativas para conseguir un aporte de potasio, hierro y fibra, aunque tienen ciertas particularidades. Los OREJONES son ideales para dietas de adelgazamiento combinadas con ejercicio físico, por su bajo índice glucémico, mientras que los DATILES y las PASAS tienen un índice glucémico mucho más alto y son geniales para ayudar a recuperarse o ser ingeridas mientras se hace una actividad deportiva exigente como una jornada de montaña o de nieve.

Además, este tipo de frutas para deportistas son excelentes para aumentar los niveles de leptina, regulando las hormonas que intervienen directamente en las conductas alimentarias; se alcanzan menores niveles de ghrelina (hormona que estimula el apetito) y mayores niveles de leptina (hormona que inhibe el hambre).

¿Sabías que una ración (25 g) de frutas desecadas o deshidratadas aporta la misma cantidad de calorías que una fruta mediana o grande? (150-200 g)

Este grupo de frutas (deshidratadas) para deportistas, contiene además una elevada cantidad de vitaminas y minerales: la concentración de potasio, magnesio, calcio, hierro, provitamina A, E, B1, B2 y B3 es de 3 a 5 veces mayor que en las frutas frescas. Increíble, ¿verdad?

PIÑA: Un clásico en el deporte, esta es una fruta que siempre es recomendada para los amantes de la actividad física diaria. Ello se debe a que contiene un alto porcentaje de agua y es rica en vitaminas C, B1 y B6, potasio y ácido fólico.

Las piñas también son muy populares entre los deportistas por su alta capacidad para construir y mantener la densidad ósea. Esto se debe a que esta fruta contiene magnesio, un mineral que el organismo necesita para fortalecer los huesos y los tejidos conectivos.

¿Sabías que esta fruta contiene bromelina, que es eficaz contra la tos y la mucosidad? Comer piña junto con tomar los medicamentos adecuados recetados por el médico, puede ayudar en tu recuperación.

Cuando consumir piña; ¿antes o después del entrenamiento? Gracias a su gran aporte de hidratos de carbono de absorción lenta, es ideal para consumirla antes de realizar actividad física. Su bajo índice glucémico estimula la liberación progresiva de insulina, algo que consigue que la glucosa en sangre se vuelva más estable y ayude a mantener nuestra energía durante una sesión de entrenamiento.

MELÓN Y SANDÍA: ¡No podían faltar! Son dos frutas buenísimas para deportistas con más del 90% de agua, por lo que son ideales para hidratarse tras una buena sesión de ejercicio y recuperar los líquidos perdidos por el sudor. Sabías que estas frutas además de estar compuestas en un 90% por agua son bajas en calorías, ya que cuentan con aproximadamente 35 calorías por cada 100 g de fruta.

Además, su índice glucémico moderadamente alto es ideal para recuperar la energía tras una dura sesión de deporte. En el caso de la sandía, su alto contenido en fibra ayuda a eliminar toxinas de tu organismo.

Ahora vamos a ver por separado los beneficios que pueden traer estas frutas; la SANDIA, contiene vitamina A en forma de carotenos, específicamente el licopeno, pigmento que le da su color característico y es el que le otorga su propiedad antioxidante, también contiene vitamina B6, la cual es la encargada de regular el sistema nervioso y participa en el metabolismo de otros nutrientes esenciales. La vitamina C se encuentra en menor proporción, aunque no menos importante, ya que favorece el sistema inmunológico participando en la producción de colágeno y en la correcta cicatrización. El MELÒN por otra parte, cuenta con propiedades nutricionales similares a la sandía, pero con la diferencia de que aporta una mayor cantidad de vitamina, potasio y betacaroteno.

Me imagino que te preguntas ¿Cuándo es conveniente consumir esta fruta antes o después del deporte? Ambas frutas son geniales para cualquier deportista, aunque es recomendable que sean consumidas en estados de cansancio o debilidad, especialmente tras un intenso entrenamiento. Por lo tanto, son frutas que tanto si las comes juntas o por separado, ayudarán a tu organismo después de practicar cualquier deporte.

¿Que decimos de las UVAS?: pequeñas, pero muy saludables, ya que tienen un alto poder antioxidante. Son ideales para recuperar el nivel físico tras una práctica deportiva intensa o al realizar deportes aeróbicos como el ciclismo o el running.

Además, es una fruta ideal para deportistas por su alto contenido en fibra y gran aporte de carbohidratos, lo que los convierte en una fuente ideal de energía. Además, no hay que pasar por alto que son una excelente fuente de potasio, vitamina C, magnesio, los cuales son fundamentales para el desarrollo y la recuperación muscular.

Una de las propiedades más importantes de estas frutas para deportistas es que suponen una gran cantidad de magnesio y potasio, elementos que desempeñan un papel fundamental en la contracción y formación muscular de cualquier deportista.

¿Sabías que un racimo mediano de 18 uvas aporta 100 kilocalorías, lo que equivale a una banana mediana o 2 mandarinas grandes? Además, el jugo hecho con frutos maduros es un remedio muy eficaz contra la migraña.

¿Cuándo consumirlas? Podemos comerlas antes o después del ejercicio físico. Ingerirlas después te ayudará a recuperar los niveles de nutrientes perdidos durante la sesión de entrenamiento y te proporcionará un nivel de hidratación óptimo.

Te acabamos de contar muchas razones por la que vas a adorar consumir estos maravillosos alimentos que nos regala la naturaleza.

Chevron-up