¿Cómo combatimos la grasa abdominal?

Te voy a dar algunos consejos avalados científicamente, pero antes me gustaría contarte algo…

La acumulación de grasa abdominal puede llegar a ser muy peligrosa, se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes e incluso cáncer. Por esta razón es tan importante no preocuparse, sino que ocuparse del tema. Ahora… ¿Cómo lo podemos hacer? Con una vida sana, cambiando ciertos hábitos alimenticios e incluyendo ejercicios, podrás llegar a reducir esta grasa abdominal.

Uno de los principales objetivos cuando se intenta perder peso es acabar con la grasa abdominal. Para muchos puede ser una cuestión estética, pero la realidad es que va más allá de eso… La pérdida de peso, especialmente en esta zona, también mejora el funcionamiento de los vasos sanguíneos y la calidad del sueño.

Cambiando ciertos hábitos alimenticios e incluyendo rutinas de ejercicio podrás llegar a reducir esa grasa abdominal. Para lograrlo tendrás que seguir estos 6 consejos:

3 alimentos a incorporar, 2 a olvidar y 1 gran cantidad de ejercicio.

Incrementá la ingesta de alimentos ricos en fibra, esto va a ayudar a la pérdida de peso. Un estudio reveló que consumir 14 gramos adicionales de fibra al día, se relaciona con una disminución del 10% en la ingesta de calorías y una pérdida de peso de alrededor de 2 kg en 4 meses.

En cuanto a la grasa abdominal, otro estudio llevado a cabo durante 5 años mostró que el consumo de 10 gramos de fibra soluble por día estaba relacionado con una reducción del 3,7 de dicha grasa. La mejor manera de obtener fibra es comer muchos alimentos vegetales, incluyendo verduras y frutas. Ojo, las legumbres también son una buena fuente, como también algunos cereales como la avena integral.

Consumí más proteínas, si tu objetivo es perder peso, las proteínas pueden ser el macronutriente más importante. Hay estudios que demuestran que las proteínas pueden reducir los antojos en un 60%, aumentar el metabolismo en 80 – 100 calorías por día y ayudar a comer hasta 441 calorías menos por día. Además de perder peso, las proteínas también pueden contribuir a evitar que vuelvas a ganarlo.

Si tu objetivo es eliminar la grasa abdominal, hay un estudio que demostró que las personas que comían más y mejores proteínas tenían mucha menos grasa en esa zona.

Entonces, intentá aumentar el consumo de huevos enteros, pescado, legumbres, frutos secos, carne y productos lácteos.

El té es un gran aliado, si te gusta tenés suerte, ya que esta bebida caliente se asocia con muchos beneficios, uno de ellos es que puede llegar a combatir la grasa abdominal. Los que dan mejores resultados son: té negro, verde, rojo, kombucha, blanco, menta, roobios, oolong y pu-ehr.

Otro consejo es reducí los carbohidratos antes que las grasas, comer menos carbohidratos es una forma muy efectiva de perder grasa. Se demostró que las dietas bajas en carbohidratos, a veces, conducen a una pérdida de peso entre dos y tres veces mayor que las dietas bajas en grasas. Además, las dietas bajas en carbohidratos conducen a una rápida reducción del peso del agua, por lo que los resultados en la báscula aparecen a los pocos días.

Los estudios que comparan las dietas bajas en carbohidratos y las dietas bajas en grasas, indican que el consumo de alimentos bajos en carbohidratos reduce específicamente la grasa en el abdomen y alrededor de los distintos órganos, como el hígado, por lo que se pierde grasa abdominal que es dañina para nuestra salud.

Entre todos los carbohidratos evitar los refinados (azúcar, caramelos y plan blanco) debería ser prioritario.

Decile adiós al azúcar: los alimentos con azúcares añadidos son malos para la salud y abusar de estos puede hacer que suba la cifra de tu báscula. Los estudios muestran que el azúcar añadido tiene efectos nocivos en la salud metabólica y muchos han comprobado que el exceso de azúcar, debido a las grandes cantidades de fructosa, puede provocar la acumulación de grasas alrededor del abdomen y el hígado.

El azúcar líquido es el peor enemigo, porque el cerebro no parece registrar las calorías líquidas de la misma manera que las sólidas, entonces cuando tomás bebidas azucaradas (como los refrescos) se termina ingiriendo un mayor número de calorías. Se sabe que los niños tenían un 60% más de probabilidades de desarrollar obesidad con la ingesta diaria de bebidas azucaradas. El alcohol es nuestro enemigo en esto también, no se trata de que sea una obligación no consumirlo, pero sí disminuir, en lo posible, su consumo.

Es importante mencionar que nada de esto se aplica a la fruta (muy saludable) porque tienen mucha fibra, lo cual permite mitigar los efectos negativos de la fructosa.

¡No te vas a librar de hacer ejercicio!

Como siempre digo, no todo es cuestión de alimentación, el ejercicio es una de las mejores maneras de reducir la grasa abdominal. Esto no significa solo hacer ejercicios abdominales, ya que no es posible reducir la grasa en un solo lugar. En un estudio de seis semanas de entrenamiento solo de músculos abdominales, no tuvieron ningún efecto mensurable en la circunferencia en la cintura o la calidad de grasa en la cavidad abdominal.

Entonces ¿Qué ejercicios debemos hacer? El ejercicio aeróbico puede permitir grandes reducciones de la grasa abdominal, pero es necesario también entrenar la fuerza con pesas. El ejercicio también conduce a la disminución de los niveles de azúcar en sangre y permite una mejora en otros problemas metabólicos asociados con el exceso de grasa abdominal.

Entonces… ¿Que esperás para comprobar esto vos mismo?

¡Éxito en este nuevo desafío!

Chevron-up